Hace tiempo que quería escribir sobre el perdón. Hay decenas de técnicas, entrenamientos, y demás para trabajar el perdón.

Bien, esta es mi opinión: el perdón no existe.

 

La palabra perdón está asociada a una falta, pecado, acto erróneo que provoca dolor, y por tanto a la culpa.

Si enfocas tu atención en perdonar, de alguna manera estás aceptando que eres culpable de algo. Y te recuerdo que “TU ERES INOCENTE”.

No hay nada que expíar, nada que resolver. Tan solo LIBERAR.

Esa es la clave. Liberar el dolor causado a ti mism@ y a otr@s en un acto de amor y auto compasión.

Como decía aquel, el infierno está lleno de hombres buenos pero totalmente equivocados.

En todo caso el perdón sucede de forma natural como una liberación de un asunto pendiente que se resuelve e tu interior, y se manifiesta en el exterior. No se puede forzar, requiere un proceso.

Mientras hay dolor el aprendizaje no está completo, tan solo eso.

Si te duele, ese conflicto emocional aún está activo. Tu estás convaleciente emocionalmente y necesitas mimo y cuidado, no un látigo.

Si sientes que no has actuado en conciencia o que lo has hecho de forma equivocada con alguna persona, es momento de introspección, para aprender de esa experiencia y resolver la herida que te llevó a ello. Y también es tiempo de cuidado hacia la persona involucrada en la situación. De nuevo, mimo y cuidado. Asegúrate de responsabilizarte y reparar los daños que tus acciones han causado. Vuelve a leer por favor: Tus acciones, no tú.

Si sientes que alguién te ha hecho daño, revisa. Observa para que has atraido esta experiencia y /o persona a tu vida. Agradece su regalo, auque venga envuelto en papel de lija. Responsabilízate de haber permitido eso. Y aprende de ello.

Porque te recuerdo que todo lo que sucede es entre tu y tu mism@. El otro no es más que un instrumento.

En los talleres cuento que a mi modo de ver solo hay dos emociones destructivas que parten de la misma: la ira mal canalizada, y son la culpa y el resentimiento.

La culpa es la ira canalizada hacia ti mism@. Es realmente destructiva. Inconscientemente vas a castigarte constantemente, bien tratándote mal o bien negándote el gozo. Es lo mismo. Recuerda: “TU ERES INOCENTE”.

El Resentimiento es la ira canalizada hacia otr@s de forma crónica. Si no te responsabilizas de ti mism@ y proyectas durante tiempo en otr@s culpándoles de tus males, estás acumulando ira destructiva en ti. Y por supuesto enviando esa energía destructiva a esa persona.

A veces quedarse en el dolor, y el odio parece más fácil, que soltar y seguir, pero no lo es. Tan solo estás a un paso, un pequeño paso de liberar. Sal de la rueda de hamster!!

No te enfoques en el perdón, pon tu atención en liberar, en soltar. Haz hueco para lo que realmente eres. Para dar y recibir la gracia del amor. Tu elijes a que distancia de esa persona, eh!!

Cambiemos el mandato: “Naces con la gracia y la pureza original. No hay nada más que hacer que seguir creyendo en ella”

Sedna Sirio.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar