Con esa manía de clasificar y medir todo de esta sociedad patriarcal, crecen los manuales para alcanzar el orgasmo, la eyaculación, el squirting y demás en tantos pasos, con la técnica puturrú, y masaje minundín. 

Querer controlar lo incontralable, comprender lo que está más allá de la mente, manejar para el propio poder la energía más sagrada, nos aleja de nosotras, de la vida.

Habrás leído mucho sobre el orgasmo, y en concreto del femenino.

Si algo concluimos en los talleres de Sexpiral, cuando propongo que expliquemos entre todo@s que es un orgasmo, es que es SUBJETIVO, único y distinto cada vez y para cada persona.

Otras corrientes nos invitan a esquivarlo, a reterlo o a provocarlo. ¿Por qué limitarte el placer? ¿por qué introducir normas externas en tu vivencia?

Si te paras un momento, y te escuchas. Si conectas con esos momentos de máximo placer es posible que recuerdes un hilo conductor en ellos: el amor y la entrega.

No me interesa cuantos orgasmos has tenido, ni las horas que has estado, ni las posturas que has puesto, ni las técnicas que has aplicado, ni los inciensos que has usado, me interesa como te quedas.

Si ha sido pura descarga por muy adornado que esté, te quedarás incompleta, vacia, con un regusto agridulce, con sensación de soledad. Si el intercambio es puro y auténtico, el placer se extenderá más allá de tus límites en un placer inmenso y duradero

Porque la mujer no puede no subir la energía al corazón, no puede no trasmutar con su útero, no puede no abrir otras dimensiones. Estamos creadas para ello. Pero muchas veces tenemos encuentros sin cuidarnos, sin respetarnos y eso va alejándonos de nuestra esencia. Si te amas, elijes el compañero amoroso, y presente que te ayude a volar.

Pero hay que aprender, y solo puede ocurrir a través de la experiencia, así que bendícelas, porque te han hecho llegar hasta aquí.

Ocúpate del presente, de amarte realmente, de reconocerte y escucharte apagando los ruidos externos.

Orgasmo proviene del griego y significa escalera o subida, y eso es lo que sucede de forma literal. A nivel biológico no es más que una solución para que no colapsen los tejidos por falta de oxigenación. Poco romántico, ¿verdad?.

Puedes vivenciar el clímax en los planos más densos, y en los más sutiles, de eso va a depender tu percepción.

De la forma vibracional más densa se queda solo en el cuerpo, con unas sensaciones de placer, contracciones y descarga, pero según vas abriendo tus cuerpos energéticos, puedes percibirlo muy lejos del cuerpo.

Te aseguro que es posible!!

Cuanto más en conexión con tu parte femenina, más activadas estarán tus antenas para sentir el placer de una forma más sutil en tu cuerpo.

Lo más fácil es centrarse en el orgasmo clitoriano, sobre todo estimulando el glande. Bendito clítoris, siempre lo digo, pero es el orgasmo más masculino, y explosivo. Cuando llegue disfrútalo, pero te animo a no quedarte solo ahí.

Atravíesalo, y ve más allá..

Conecta con tu vagina, con tu cervix, con tu útero y con tus cuerpos sutiles.

Afina tu percepción sacudiéndote la prisa, los miedos, y los prejucicios porque hay puertas que solo se abren con la llave del amor, el vínculo y la entrega.

Somos riqueza de matices. Permítete entregarte a las sensaciones, entrar en el silencio de la presencia, y abre tus propios caminos internos.

Respira, suelta, y ve.

No hay reglas, no hay métodos, no hay metas. Tu experiencia es perfecta.

Sedna

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar